El Nutriólogo es parte fundamental en el proceso del tratamiento integral de MGT. Antes de la cirugía, se encarga de diagnosticar el problema y da pauta para llevar una dieta saludable preoperatoria que permita al paciente someterse de forma más segura a la intervención.

Ya durante el proceso de recuperación, tiene a cargo, entre otras funciones, observar los diferentes cambios y reacciones que pueda tener el paciente con su nueva alimentación.

Además, son los encargados de diseñar los planes de alimentación adecuados para cada paciente durante todas las fases de su dieta postoperatoria y, de ahí en adelante, deben proveer nuevas rutinas de alimentación para mantener los resultados deseados.