El doctor David Molina, coordinador de la unidad de obesidad del Hospital Quirónsalud Huelva, ha destacado el éxito de la cirugía bariátrica, el cual «reside en su abordaje multidisciplinar». De hecho, como han remarcado, el 21% de la población andaluza sufre obesidad, el tercer dato más elevado a nivel nacional. Por lo que es importante desarrollar estudios para controlar el metabolismo y los cambios de peso de las personas con obesidad.

«La cirugía bariátrica previene la morbimortalidad ligada a la obesidad o al síndrome metabólico, reduce la comorbilidad asociada y mejora la calidad de vida. A través de una pérdida de peso suficiente y mantenida en el tiempo, con un mínimo de complicaciones», ha dicho.

Todo esto se consigue con un abordaje multidisciplinar de cada paciente. En el que participan especialistas en cirugía, endocrinología, nutrición, medicina interna y psicología, según ha informado desde el Quirónsalud en una nota de prensa.

La mejora la calidad de vida de los pacientes con diabetes tipo 2

El 21% de la población andaluza sufre obesidad. Es el tercer dato más elevado de nuestro país, según datos del Ministerio de Sanidad. Los pacientes candidatos para la intervención son aquellos obesos mórbidos con un índice de masa corporal (IMC) superior a 40 sin comorbilidades, o con un IMC mayor de 35 con comorbilidades graves asociadas a la obesidad. Asimismo, pacientes con diabetes mellitus tipo 2con un IMC mayor a 30 y un difícil control glucémico.

Según explica el doctor Molina, «previamente a la intervención, el equipo al completo evalúa a cada paciente y realiza un seguimiento estrecho del mismo previo y tras la cirugía, con el objetivo de conseguir una pérdida de peso efectiva».

La importancia de la cirugía bariátrica, apunta el especialista, reside en la capacidad de mejora sobre las enfermedades asociadas a la obesidad mórbida. Especialmente sobre la diabetes mellitus tipo 2 (DM2), que tras la cirugía se soluciona globalmente en un 78% de los pacientes, presentando mejoría o resolución en el 87% de los casos.

El doctor Molina añade que «con la cirugía bariátrica se consigue también la adquisición de hábitos saludables tanto a nivel nutricional como de actividad física». Igualmente, en el ámbito psicológico se aprecia «una notable mejoría en pacientes que presentan depresión o ansiedad relacionadas generalmente con su estado de obesidad mórbida».

Las dos técnicas más usadas son la manga gástrica y el bypass

Actualmente las dos técnicas quirúrgicas que más se realizan son la manga gástrica laparoscópica y el bypass gástrico laparoscópico. Ambas se realizan por abordaje mínimamente invasivo con muy pocas molestias postoperatorias. Al día siguiente de la intervención los pacientes inician tolerancia a líquidos y dan breves paseos por la planta de hospitalización. El ingreso hospitalario oscila entre las 24-48 horas.

Previamente a la intervención el paciente debería perder entre un 5-10 por ciento de su peso ya que se han demostrado beneficios en ello en cuanto a la disminución del volumen hepático, control de la glucemia, estabilización del Síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS), reducción de grasa visceral, reducción de conversión y mejor adherencia del paciente al tratamiento postoperatorio.

Con información de: tododisca.com

Add Your Comment