Según la medición sobre el índice de masa corporal en un estudio en 260 personas, la ingesta de alimentos durante 5 o 6 veces al día podría prevenir la obesidad

Comer 5 o 6 veces al día está relacionado con un índice de masa corporal (IMC) más bajo. Esto proviene de un estudio de la Universidad de Barcelona (UB), que también muestra que una mayor frecuencia de comidas está relacionada con un mejor funcionamiento del reloj circadiano.

En un comunicado en enero de 2021, la institución comentó que los resultados del estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition «podrían incorporarse en las recomendaciones dietéticas tanto para la prevención de la obesidad como para los cambios del sistema circadiano».

A pesar de que, según el estudio, la profesora de fisiología Trinitat Cambras recomendó limitar el número de comidas a 5 o 6, que «deberían hacerse cada tres o cuatro horas», cuanto mayor es la frecuencia de las comidas, menor es el IMC y dentro de un intervalo de tiempo durante el día de menos de catorce horas».

Los científicos también han observado que cuanto mayor es la frecuencia de las comidas al día, menor es el gasto calórico durante la noche, y comer tarde o comer en exceso o saltarse el desayuno se ha relacionado con una mayor prevalencia de obesidad y diabetes tipo 2.

Por otro lado, el estudio también ha concluido que el patrón diario de temperatura periférica –un marcador del ritmo del reloj circadiano– era más robusto en aquellas personas que hacían de cinco a seis comidas al día: mostraban un mayor contraste de temperatura entre el día y la noche, lo que es más saludable.

Además, esa frecuencia de comidas se asoció con una ligera subida de la temperatura al mediodía, algo que es característico del estado de salud.

Los investigadores analizaron la dieta, los horarios de sueño y comidas, la temperatura corporal y el IMC de 260 personas de entre 20 y 30 años.

Con información de: tododisca.com

Add Your Comment